Matías Ercole

Buenos Aires, Argentina
1978

Estudia la Licenciatura en Artes Visuales en el IUNA y asiste a clínicas y talleres de Pablo Siquier, Claudio Caldini, Ernesto Ballesteros, entre otros. Durante 2014 fue becario del Centro de Investigación Artísticas (CIA) de la Fundación START y realiza residencias de producción en investigación en Barcelona (HANGAR), en Uruguay (EAC) y en la ciudad de Torino, Italia.

Su obra es parte de diversas colecciones públicas y privadas. Entre ellas, las del Museo de Arte Moderno de Mendoza; el Museo de Bellas Artes de Tandil; el Palais de Glace; el Museo Franklin Rawson de San Juan y la Colección Balanz. Entre los premios y reconocimientos que ha recibido, se destacan el Premio nuevo Talento Drawing Room Lisboa (Portugal) en 2019, el Primer Premio Adquisición – Dibujo del Salón Nacional (Buenos Aires) en 2017; la Mención Honorífica del Fondo Nacional de las Artes (Buenos Aires) en 2016, y la Mención Especial del jurado del Premio Klemm (Buenos Aires) en 2013. Resultó ganador de la Bienal de Arte Joven de Buenos Aires en dos ocasiones, en 2013 y 2015. Ercole exhibe de manera individual y colectiva tanto en espacios e instituciones de Argentina y el exterior, destacándose entre sus últimos trabajos: Re,visión (Munar, Buenos Aires, 2019), Y quiero agradecer / una vez más a dios / que hizo / como todos sabemos / todo / y que hizo / como todos sabemos / nada. (Galería Miranda Bosch, Buenos Aires, 2016), Te creo, te destruyo (Centro Cultural Recoleta, Buenos Aires, 2016), Solo Hazlo (EAC, Uruguay, 2016), Déjà Vécu (Galería Proyecto A, Buenos Aires, 2013), Site Specific Dibujo II, La Ola, (Museo de Arte Moderno de Buenos Aires, 2012).

El trabajo de Matías Ercole se asienta sobre la certeza de que el dibujo es capaz de volver visible lo invisible. Desde sus tempranos murales en carbonilla y sus primeros esgrafiados figurativos, no ha dejado de explorar el estatuto de la imagen como una realidad dotada de una existencia propia cuyos elementos es posible descomponer. En sus piezas, mayormente de gran escala, la línea, la luz, el recorte aparecen no tanto como medios de representación, sino como síntomas de una energía en movimiento, la evidencia sensible de una fuerza que opera en el trasfondo de la aparente mímesis. Sus composiciones informes y sus paisajes desolados recuerdan al mismo tiempo a la luz mortecina de las sublimes escenas románticas o el carácter orgánico del barroco americano y sobre todo el dramatismo de la pintura religiosa. Sostenidos en estructuras de hierro colgantes, iluminados por reflectores, dispuestos como frescos, no es posible separar los trabajos visuales de Ercole del contexto y dispositivo a través de los que son exhibidos, revelando una atención por la dependencia de la imagen a la arquitectura, en un carácter teatral que le imprimen a sus dibujos una inusitada potencia.

Texto por Pablo Gianera, para la exhibición “Re,visión” en Munar, Buenos Aires – 2019

 

Obras disponibles

Scroll al inicio